VOLVIENDO A LA PLAYA

etretatHace un par de años que no tenía la oportunidad de hacerlo, pero esta vez lo hice, a pesar de que todo apuntaba en contra de mis vacaciones.

Si no era porque siempre había más visitas en ese momento, era porque yo tenía algún compromiso de trabajo, o porque cada quien tenía un plan distinto, pero hacía tiempo que no surgía la oportunidad y ahora era el momento.

Hasta el final dudé si sería posible o no, todo iba al parecer en mi contra, si no era porque tenía un viaje de trabajo pendiente, era por esta u otra circunstancia…

Yo que me jactaba de haber conseguido la tarifa más económica de avión, ahora me resignaba a perder mi boleto y quedarme trabajando, que por otro lado parecía ser lo más correcto en ese momento en mi vida.

Y ahora estoy aquí, sentada, pensando en los momentos que vivimos…

Tantos recuerdos, tantas sonrisas, tantas alegrías, tantos momentos memorables, tanta tristeza y expectativas que me llegan, al saber que esos tiempos nunca van a ser iguales ,pero ahora se trata de crear nuevas historias.
img246El sueño de mi padre era que pudiera criar a mis hijos en una playa, en especial por los problemas respiratorios de mi hijo, su asma, sus malestares constantes desde bebé…y en un momento especial encontramos el lugar ideal para hacerlo.

Los preparativos empezaban muchos meses antes, primero conseguir la forma más económica de llegar, y planearlo de tal manera que el día que terminaban las clases, saliéramos huyendo como liebres despavoridas con media casa encima para poder pasar tres meses al año en la playa.

Los recuerdos se agolpan en mi mente, y mis ojos se llenan de lágrimas…Recuerdo cada cumpleaños festejado entre primos y amigos, una casa llena de colchones inflables y niños por doquier, cada paso que dabas podía ser encima de alguien dormido, las colas para entrar al baño, los varios turnos para sentarnos a comer en la mesita de la cocina y tener que comer generalmente parados para darles prioridad a los niños. Los menús más variados para saciar el apetito de un batallón de bocas demandantes y el a mí no me gusta esto…a mi no me gusta esto otro. Toneladas de ropa y toallas para lavar…

Las clases de natación impartidas por papás, tíos o primos e incluso los mismos niños para finalmente liberarse de los flotadores y poder conquistar el mar…Los almuerzos en la playa….el perseguir a las gaviotas o esperar por largos minutos para acercarse a ellas y verlas salir volando sin dejarse alcanzar.

Las primeras conquistas de las olas y el mar, recoger caracoles y piedritas en la playa para hacer con ellas decoraciones que aún guardo como el más preciado tesoro…

Las bandadas de nuevos amigos que entraban y salían de la casa, convirtiendo todo en una divertida revolución de idiomas y acentos a veces incomprensibles, como una torre de Babel.

file5191256225408Cada vacación estrenábamos un nuevo Papalote o Cometa, baratijas de plástico que a pesar de costar unos centavos podían hacer las delicias de los niños y hasta de los padres por horas…

Dominar las olas con las tablas de unicel como si fueran profesionales…pieles doradas al sol y el eterno embarrar de protector solar…

Y lo que más añoro ahora, disfrutar a mis padres ya como adultos, tener la oportunidad de devolverles el cariño y los cuidados que me daban a mí de niña, y disfrutar verlos interactuar como mis hijos de alguna manera, lo que con los años se fue convirtiendo en un proceso reversible, y poco a poco ver que mis hijos eran los que cuidaban de ellos…

Paseos en bicicleta por la playa, visitas a maravillosos museos infantiles, ese día que fuimos al parque en donde casi pescamos una mantarraya, y un policía exigiendo nuestro permiso para pescar, las competencias con mi hermano en un Kayak lleno de niños con la familia a través de un manglar lleno de animales desconocidos mientras éramos atacados por bandadas enormes de mosquitos.

Visitas de emergencia por cortaduras al hospital o al pediatra por un dolor de garganta o de oído…

Recuerdo especialmente una noche cuando mi papá ya estaba muy enfermo, como tratamos sin siquiera saber lo que pasaba, de tranquilizarlo para evitar que se fuera a la calle porque según él, ya era hora de trabajar.

No sé que me cala más, el hecho de saber que mi padre ya no puede disfrutarlo conmigo, el hecho de saber que ya no lo tengo más, o  saber que ahora empiezo  yo a tomar su lugar y los papeles pronto se revertirán también.
cancun diciembre 038Me duele también darme cuenta que finalmente mis niños, ya no lo son, y que poco a poco menos gente depende de mí…el hecho de tener que viajar ahora en muchas ocasiones sola y darme cuenta que ya nada será igual, aunque adelante vienen nuevos momentos.

Viene el tomar el lugar de los mayores y disfrutar algún día, espero, de la compañía de mis hijos y hasta nietos (si me tocan) y gozar juntos estos momentos como lo hicieron mis padres en su momento…

Anuncios

Acerca de fortyplusblog

40+woman, professional known in the mexican fashion world, love to write about travels, fashion, beauty and life. mujer de 40+, reconocida profesional en el medio de la moda mexicana, amo escribir sobre viajes, moda, belleza y la vida.
Esta entrada fue publicada en AFECTOS, AMOR, BEACHES IN MEXICO, FAMILIA, PASADO, SUPERACION, Uncategorized, VIAJES, WELLNESS y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a VOLVIENDO A LA PLAYA

  1. miriamhamui dijo:

    Creo que nos espera algo fascinante en esta etapa que viene, Dalia. Sólo hay que adaptarse continuamente a los cambios y darles la bienvenida. Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s