LA GENERACIÓN SANDWICH

13829152784d7kkSegún la American Psychological Association, Las madres de 35-54 años de la generación “sándwich”, son personas que balancean las responsabilidades exigentes y delicadas de cuidar sus hijos y sus padres a la misma vez, sienten más estrés que cualquier otro grupo de mujeres, según la encuesta Estrés en América 2007 de la Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés). Y aunque cada dos de cinco hombres y mujeres en este grupo de edad se sienten agotados, la encuesta revela que más mujeres que hombres reportan pasar por estrés extremo y dicen que no lo manejan bien.

Nosotras, estas mujeres de más de 40 años, probablemente nos encontramos en este momento en nuestras vidas, en las que nos volvemos la carne dentro de un sándwich, en el que una tapa la conforman nuestros padres, y la otra nuestros hijos…y tal vez en unos años, nos volvamos otra vez una de las tapas, la mayor…

Es cierto, vivimos bajo niveles de estrés extremos, especialmente hoy en día que la mujer en especial, aun cuando vivamos en un mundo tan liberado y moderno, somos las que seguimos teniendo el rol de cuidadora de ambas tapas.

Y hacia ambos lados es difícil, el hecho de tener la responsabilidad de concentrarnos en el bienestar de nuestros padres, y el hecho de procurar al mismo tiempo el de nuestros hijos sin quitar la atención del uno, ni del otro, factor que vuelve esto aun mas angustiante.

En mi caso, he tenido años muy difíciles, esos años cuando mis hijos eran aun muy pequeños y me toco vivir la enfermedad de mi padre, siendo aun bastante joven yo misma, y tener que volverme adulto de la noche a la mañana y tomar decisiones y responsabilidades que a veces sentía impuestas y las cuales en ocasiones tomaba sin saber cuáles podían ser las verdaderas consecuencias.

Tuve la fortuna en ese momento de tener un gran compañero a mi lado que me apoyo durante todo este tiempo, el cual aguantaba mis cambios de humor, mis ataques de tristeza y los de culpabilidad por sentir en más de una ocasión que el hecho de pasar semana tras semana en un hospital acompañando a mi madre y con la incertidumbre de lo que pasaría el día de mañana, que abandonaba a mis hijos…esa era mi percepción en el momento. Y lo agradezco infinitamente, tanto a mi marido como a mis hijos por jamás haber recibido una palabra de reproche.

file0001140846723Y después de haber pasado todo esto, cuando uno piensa que aun cuando uno de nuestros padres se ha ido y viene un periodo de calma, nos damos cuenta que ahora uno de ellos se ha quedado solo y eso nos mueve muchísimo el piso… por un lado nos encantaría tenerlos junto a nosotros día y noche, en algunos casos especialmente porque no son los mismos que eran hace unos años, y quisieramos disfrutar cada minuto y cada segundo junto a ellos…y por otro lado, aun cuando nuestros hijos ahora son mayores, nuestras responsabilidades hacia ellos, aunque no implican que estemos todo el tiempo al pendiente, si implican que debemos en algunos casos trabajar más tiempo y con más atención para que no les falte nada ahora que están labrando su futuro y dependen en gran parte de nosotros.

Todo esto repercute en muchas decisiones en nuestras vidas, las cosas buenas, las cosas malas. El hecho de sufrir la enfermedad de mi padre me hizo reflexionar sobre la mía propia , y darme cuenta que no nos llevamos nada con nosotros…a veces ni los recuerdos, únicamente nos queda el amor que sembramos en algún momento en nuestras vidas y que en ocasiones regresa a nosotros en esos momentos que ya nuestra mejoría no existe. Me enseño a disfrutar al máximo cada momento de mi vida, de enfocarme en los pequeños detalles que endulzan la vida en vez de los momentos amargos, y de tratar de retratar cada evento especial para guardarlo en mi álbum de fotos del alma.

Y ahora que muchas de mis amigas e incluso yo vemos a alguno de nuestros padres solos, llegamos a otro punto que es aun más crucial. ¿Deben nuestros padres vivir en la edad madura solos o mudarse a algún lugar en donde aun estando monitoreados puedan seguir siendo independientes?

Los recuerdos de mi infancia a veces llegan de manera borrosa, pero me acuerdo perfectamente cuando mis padres me llevaban al “asilo de ancianos” en Uruguay. En ese entonces, ese lugar era algo que yo no comprendía, solo sabía que había una habitación que tenía el nombre de mi abuelito, y no porque el viviera ahí, sino porque mi padre fue uno de los constructores del lugar. Pero el concepto que englobaba a éste, era el de un verdadero asilo en donde la gente depositaba a sus padres cuando no los podía cuidar o cuando no tenían familia.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERAMuchos años más tarde, nos dimos cuenta que mi abuelita, la madre de mi mamá, tras haber enviudado, llegó a un punto en donde ya no podía cuidarse sola. Ella aún vivía en Uruguay y nosotros vivíamos hacía ya más de 26 años en México y nuestra vida estaba aquí. La opción era traerla a vivir con mis padres, algo que no era muy viable debido a que ella se negaba a irse de su país y pedía su propia intimidad, pero no teníamos a nadie que pudiera encargarse de ella allá. A pesar de que mi mamá odiaba la idea de un “hogar de ancianos” como ya se le había empezado a denominar, consiguió una habitación para ella en un lugar hermoso, lleno de árboles y con atención especial para cada uno de sus huéspedes.

Mi abuelita fue muy feliz en este lugar, aún cuando la transición no fue fácil para ella, pero estaba acompañada, cuidada y rodeada de cariño. Recuerdo todavía que el día que nació Paul, su primer bisnieto, la encargada del hogar fue a darle la noticia con mucho cuidado, porque su preocupación era que la impresión podía ser demasiado fuerte para ella…y se quedó con ella durante varias horas para asegurarse que todo estaba bien.

Desafortunadamente, un año después, un día que el calor de Montevideo llegó a más de 40 grados, mi abuelita falleció de un infarto…pero nunca estuvo sola ni desatendida.

Ahora que nosotros entramos en una nueva etapa en nuestras vidas, en la que vemos que nuestros padres envejecen también , nos preguntamos si la mejor opción es llegar a una edad avanzada viviendo solos o es mejor decidir, aun estando lúcidos, trasladar nuestro hogar a otro tipo de espacio…

Desde hace muchos años existen en otros países el concepto de Residencias para Adultos…¿de que trata esto?

file0001868272517Son edificios o conjuntos residenciales en los cuales la gente a partir de cierta edad adulta compran o rentan una residencia, o una suite o habitación en donde tienen la libertad de vivir por si mismos o con algún acompañante, pero en el cual están monitoreados las 24 horas del día con doctores y enfermeras calificados, donde tienen instalaciones especializadas para ellos con gimnasio, spa, farmacia, salones de conferencias y en algunos hasta salones de belleza.

Algunos de estos lugares les dan la facilidad a los residentes de tener su propio coche e incluso su propio chofer, con un espacio para que ellos esperen a su jefe(a) y los puedan llevar a hacer sus actividades.

La vida dentro de estas residencias incluyen clases de yoga, arte, conferencias, películas, incluso cuentan con vehículos especiales adaptados incluso con rampas para las personas que viajan en silla de ruedas, y los llevan a realizar actividades como ir a un parque, a un centro comercial, al museo o incluso a conciertos.

Tuve la oportunidad hace un par de meses de conocer un lugar así. Mi actitud, tengo que confesarlo, era bastante renuente, ya que todavía traía metido el cassette del “asilo de ancianos”. ¿Mi reacción? Fue realmente de sorpresa… me di cuenta que yo era la que estaba equivocada, y que estar en un lugar así nos da la oportunidad de seguir viviendo dentro de una sociedad y no relegados a un cuarto o a una casa como si fuéramos prisioneros. Me dio paz, me dio tranquilidad e incluso me hizo sentir que uno puede estar más seguro en un lugar así que viviendo solo en una casa en los tiempos que nos ha tocado vivir.

Me doy cuenta que me evito tener que lidiar con pensar que es lo que se va a cocinar cada día, ya que cuentan con comedores especializados con nutriólogos competentes, que te puedes sentir tranquilo porque hay alguien que revise tus signos vitales dos veces al día y que saben cómo actuar en caso de una eventualidad, que no tengo que lidiar con el servicio doméstico ni preocuparme por muchas menos cosas que si viviera en soledad…y realmente, quisiera tener la oportunidad de envejecer cerca de gente con la que me pueda identificar. El lugar que yo visité te pide que compres una acción que es transferible, además de pagar una cuota mensual, te ofrecen una suite de 50 a 70 metros cuadrados, en donde tienes una recamara, una sala, un refrigerador con micro hondas y un pequeño lavabo, además de un baño equipado para la comodidad de la gente de edad. Ellos te dan el cuarto en blanco, y tú tienes la oportunidad de hacer con él lo que gustes, traerte tus muebles y tus objetos personales para convertirlo en un hogar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEste mundo va muy de prisa, y afortunadamente o desafortunadamente, la gente grande vive más años que en generaciones anteriores, y no siempre con calidad de vida. Esto es nuestro futuro inminente, y muchas empresas y arquitectos han notado que es un hueco que existe dentro de la infraestructura de las ciudades, es por eso que este tipo de lugares poco a poco irá proliferando con diferentes opciones y muchos más servicios.

Sé que a veces es difícil parar y pensar en nuestro propio futuro, pero yo ya tomé una decisión en cuanto al mío, y es poder escoger la residencia en donde yo me sienta cómoda. Quiero que esta decisión sea mía, y no que la tengan que tomar mis hijos cuando yo ya no esté consciente, porque uno nunca sabe lo que nos depara el destino.

Por el amor que les tengo a ellos, y el amor que me tengo a mí, espero tener las posibilidades físicas y económicas para decidir cuándo lo voy a hacer, pero ya es un hecho, y espero que pueda ser cerca de ellos para seguir disfrutando su compañía.

El concepto de “Senior Living” como ya es conocido a nivel mundial, se esta desarrollando rápidamente en nuestro país. Hay varias comunidades que tienen sus propias instalaciones, algunas en la Ciudad de México, otras fuera de la ciudad, principalmente en Cuernavaca por lo benévolo de su clima, pero también en lugares como Ajijic, en Jalisco, donde existe ya una gran comunidad de personas que vienen de USA a retirarse, también en San Miguel de Allende y Querétaro, y los planes son seguir expandiéndose y ofrecer un retiro decente para los antiguos ” Baby Boomers”, una generación que ya comienza a envejecer y la cual quiere hacerlo con comodidad y  dignidad..

Anuncios

Acerca de fortyplusblog

40+woman, professional known in the mexican fashion world, love to write about travels, fashion, beauty and life. mujer de 40+, reconocida profesional en el medio de la moda mexicana, amo escribir sobre viajes, moda, belleza y la vida.
Esta entrada fue publicada en AFECTOS, AMOR, APOYO, AUTOESTIMA, BIENESTAR, DISCAPACIDAD, ECONOMIA, FAMILIA, miedo, PSICOLOGIA, REUNIONES, SALUD, SPA, WELLNESS y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a LA GENERACIÓN SANDWICH

  1. miriamhamui dijo:

    Gracias Dalia! Me parece que a nosotros los sandwiches, nos toca cultivar nuestra vejez desde ahora para que se vaya dando lo más armonioso y lucido posible y que podamos tomar las mejores decisiones para nosotros y nuestros hijos.

    • fortyplusblog dijo:

      Totalmente de acuerdo contigo, Miriam. Somos al fin, una generación un poco mas consciente acerca de nuestro presente y nuestro futuro, aunque a veces por mas que planeemos las cosas, no salen como uno quisiera, no es así?
      Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s